depresion-8-thumbEl trastorno obsesivo compulsivo (TOC) se caracteriza por pensamientos no deseados, por comportamiento repetitivos o por ambos. Los pensamientos, las llamadas obsesiones,  causan ansiedad y malestar lo que hace que la persona intente neutralizarlos o eliminarlos de alguna forma. Las compulsiones son comportamientos repetidos con los que la persona que sufre el trastorno intenta reducir el malestar que le causan las obsesiones.

Los síntomas están , habitualmente, relacionados con la limpieza, los gérmenes, la enfermedad, el orden o la simetría. Los comportamientos repetidos adquieren la forma de rituales, ya sean mentales (contar, rezar, repetir determinadas palabras…) o conductas observables (lavarse las manos, hacer comprobaciones, colocar en un determinado orden…) que se han de repetir según reglas rígidas. A veces, los pensamientos tienen que ver con el miedo a agredir, a hacer daño a otros o que estos lo sufran si los rituales no se llevan a cabo de una determinada manera.

El TOC puede llegar a ser muy incapacitante, ya que a algunas personas, los pensamientos y compulsiones les ocupan gran parte de su tiempo, impidiendo la realización de otras actividades, por ejemplo, académicas o laborales, o interfiriendo muy seriamente en ellas.

Los comportamientos que la persona con TOC realiza para neutralizar las obsesiones no están relacionados con estas o si tienen alguna relación, la realización de los rituales es claramente exagerada.

Los síntomas pueden oscilar en el tiempo, combinando épocas de mejoría con otras en las que la sintomatología está más presente.