El “miembro fantasma”: cuando la mente ve lo que no hay

elpais.com THE CONVERSATION / HARRIET DEMPSEY-JONES 

A menudo las personas con miembros amputados experimentan el fenómeno del llamado “miembro fantasma”, por el que todavía pueden sentir la presencia de los dedos, las manos, los brazos, los pies o las piernas, e incluso sentir dolor allí donde antes se encontraban las partes amputadas. Hasta hace poco, la ciencia no tenía explicación para este fenómeno.

Ahora, empleando resonancia magnética de ultra alta resolución, unos investigadores de la Universidad de Oxford han logrado examinar el cerebro de personas que han sufrido amputaciones y ver qué cambios se producen tras la pérdida de un brazo. La observación del cerebro con este grado de detalle ha revelado por primera vez que el cerebro de los amputados conserva un mapa increíblemente detallado de la mano que les falta y de cada uno de los dedos. La existencia de este detallado mapa de la mano en el cerebro –décadas después de la amputación– podría explicar en parte el fenómeno del miembro fantasma.

Noticia completa en elpais.com THE CONVERSATION / HARRIET DEMPSEY-JONES 

Pensar mucho ¿lo mismo que pensar bien?

Pensar mucho ¿lo mismo que pensar bien?

Foto: Geralt. Pixabay

¿Pensar mucho es lo mismo que pensar bien?

La forma en la que pensamos sobre las cosas nos facilita una mejor definición de los problemas y una mejor búsqueda de alternativas. Se trata de cambiar el “pensar mucho” por el “pensar bien”, siendo bien la forma que nos permite conseguir nuestros objetivos, o lo que es lo mismo, la que nos permite ir desde dónde estamos hasta dónde queremos estar.

Habitualmente, tendemos a pensar de dos maneras: en círculo, lo que se manifiesta en expresiones como “yo le doy muchas vueltas a las cosas” o “no hago más que darle vueltas” o en túnel, queriendo ver un punto en la lejanía viendo negro todo lo demás: “no tengo otra opción” o “es que no soy capaz de ver otra salida”. Lo cierto es que tanto una forma de pensar como la otra son tremendamente limitadoras. La primera porque a lo que damos vueltas una y otra vez es al problema, no a las posibles soluciones, y la segunda porque ese efecto túnel nos impide ver cualquier otra posibilidad obcecados en no mirar en otras direcciones.

Leer más

El trauma psicológico

El trauma psicológico

Foto: E. Sánchez Sostre. Escultura: Tino Canicoba

Blogs El Correo Gallego. La Caja Sináptica

A lo largo de nuestra vida todos hemos sufrido traumas de distinta magnitud, algunos los recordamos y otros no -los que vivimos en nuestra primera infancia- y que de alguna forma, sin saberlo, nos han marcado e influido en nuestro particular modo de percibir el mundo y en nuestra experiencia vital.

Por desgracia, con motivo de los ataques tan devastadores ocurridos el pasado viernes en París, en el post de hoy me centraré en el daño psicológico de las  víctimas de la violencia afectadas por un trauma, y de las cuales más de la mitad van a padecer estrés postraumático.

Cualquier trauma -y un suceso violento lo es- provoca una quiebra en el sentimiento de seguridad de una persona, y de rebote, en su entorno más cercano, produciendo reacciones y secuelas emocionales durante períodos largos de tiempo y a veces durante toda la vida, por lo que se necesita prestar especial atención al daño psicológico, además de las lesiones físicas. La prueba de esto es que los heridos graves suelen tener mejor pronóstico psicológico que  los leves porque cuentan con un mayor grado de apoyo social y familiar.

Leer más

Carpe diem

Carpe diem

Foto: Enrique Sánchez Sostre

Blogs El Correo gallego. La Caja Sináptica

“Lo que pudo haber sido y no fue”, “lo que habría hecho”, “lo que pude hacer”… Nos torturamos con las soluciones que podíamos haber tomado, nos castigamos inútilmente, nos alejamos del momento actual, nos obsesionamos y caemos en la melancolía de no poder volver atrás.

La culpa despilfarra energía emocional, no solo es una preocupación por el pasado, es la inmovilización del momento presente, es malsana porque gastamos nuestras fuerzas por un acontecimiento histórico. Aprender de nuestros fallos es sano y necesario para nuestro crecimiento personal, pero el remordimiento por lo que sucedió ayer nos lleva a un presente inhabitable por la destructividad.

Leer más

Los recuerdos.

Los recuerdos.

Foto: Enrique Sánchez Sostre

Fotografías que capturan un instante irrepetible, objetos que evocan vivencias del pasado, relatos de otros tiempos, diarios y memorias que pretenden atrapar nuestras experiencias cuyo olvido sería perder una parte de nosotros. A veces, no importa lo que hayamos sufrido, nos resistimos a dejar marchar nuestros recuerdos, los protegemos como a nuestra propia identidad, los guardamos ávidamente, como tesoros de nuestra mente.

Nuestra memoria modela nuestra identidad personal, y la forma en la que nos relacionamos con el mundo y con los demás, viene determinada por nuestra experiencia personal, por lo que aprendemos y recordamos de ella.

El recuerdo, es la capacidad del ser humano para contemplar el pasado. Los recuerdos que provocaron alguna emoción influyen en la personalidad, a diferencia de los que no han movilizado ninguna, perdurando nítidamente en nuestra memoria durante mucho más tiempo. Por eso son las emociones las que estructuran nuestra memoria, seleccionando recuerdos y dándoles forma.

Leer más

Estigmas de la mente

Estigmas de la mente

Blogs El Correo Gallego. La Caja Sináptica.

Foto: Enrique Sánchez Sostres

Conservo un libro de los años setenta en mi estantería en cuyo lomo se puede leer “Psicología Anormal”, título que hoy resultaría cuando menos sorprendente. Es cierto que algunas personas sufren trastornos mentales de diversa índole y gravedad, pero en realidad no existe un límite claramente definido entre lo que es normal y lo que es anormal.

De hecho, siempre han existido personas que se salen de la norma social con pensamientos y conductas poco corrientes, que pueden diferir en algún aspecto del resto.

El post de hoy se lo dedico a todas aquellas personas que sufren por la incomprensión del estado de su mente y de su alma, y no me refiero solo a las que sufren trastornos mentales graves, sino a cualquiera, quiero decir que a cualquiera -valga la redundancia- nos puede tocar a lo largo de nuestra vida, vivir un trauma, una depresión, un problema de ansiedad…

Leer más