Formas de manipulación

Formas de manipulación

La manipulación, de una manera muy simple, consiste en influir en alguien para conseguir algo. En definitiva, hablamos de poder, de capacidad para hacer que una persona piense o haga lo que otro quiere. Por lo general, cuando hablamos de manipulación lo hacemos dándole unas connotaciones negativas puesto que, a menudo, esa influencia o ese poder se obtiene presionando, chantajeando o provocando en el otro un sentimiento de culpa. Lo que se consigue suele ser que la persona haga algo que no quiere hacer porque le desagrada y le genera malestar.

Otro tipo de manipulación, menos agresiva, es la que llevamos a cabo, por ejemplo, cuando queremos influir en la percepción que los otros tienen de nosotros. Nos vestimos, nos adornamos o nos comportamos de una manera determinada con el fin de dar una imagen, parecer más atractivos o impresionar a alguien. Aunque no deja de ser una forma de engañar suele considerarse como algo aceptable socialmente, dentro de unos límites, ya que es una manera de hacer que los demás vean de nosotros lo mejor que tenemos.

Leer más

Cómo nos afecta tener una baja autoestima

Cómo nos afecta tener una baja autoestima

Una clásica definición es la que dice que la autoestima es el valor, la consideración y el afecto que cada persona siente respecto a si misma. ¿Qué influencia tiene esto en nuestro día a día? Podemos ver, fácilmente, que tiene una gran influencia.

Cuando la autoestima está en el nivel adecuado, nos percibimos de una manera realista, nos aceptamos, sin que ello impida que queramos mejorar, y nos sentimos personas valiosas dignas de ser queridas y apreciadas por otros. Esto hace que tendamos a valorar nuestro tiempo, nuestro espacio y nuestra capacidad para pensar y para tomar decisiones.

Las personas con una baja autoestima tienden a pensar que no son merecedoras de consideración, por lo que se sienten incómodas con los reconocimientos y halagos, le quitan importancia a lo que hacen, por meritorio que sea, e incluso, pueden sentir rechazo hacia las muestras de afecto.

Leer más

Carpe diem

Carpe diem

Foto: Enrique Sánchez Sostre

Blogs El Correo gallego. La Caja Sináptica

“Lo que pudo haber sido y no fue”, “lo que habría hecho”, “lo que pude hacer”… Nos torturamos con las soluciones que podíamos haber tomado, nos castigamos inútilmente, nos alejamos del momento actual, nos obsesionamos y caemos en la melancolía de no poder volver atrás.

La culpa despilfarra energía emocional, no solo es una preocupación por el pasado, es la inmovilización del momento presente, es malsana porque gastamos nuestras fuerzas por un acontecimiento histórico. Aprender de nuestros fallos es sano y necesario para nuestro crecimiento personal, pero el remordimiento por lo que sucedió ayer nos lleva a un presente inhabitable por la destructividad.

Leer más

Malos pensamientos

Malos pensamientos

Foto: Lola Kabuki

Blogs El Correo Gallego. La Caja Sináptica

Cuantas veces magnificas cualquier situación molesta; te culpas de aquello de lo que no eres responsable; predices el futuro arbitrariamente diciéndote que las cosas no cambiarán o empeorarán; ves las cosas en términos absolutos, categoría blanco o negro, no hay matices; asumes que otras personas están reaccionando negativamente hacia ti, que eres el foco de las miradas;  te repites que eres un inútil, un fracasado o un perdedor cuando fallas en algo o cuando las cosas no salen bien.

Todo aquello que sale mal es el inicio de un montón de fracasos; un contratiempo tiñe de oscuro toda tu vida; menosprecias tus cualidades positivas, no sirven para nada.

Leer más

Los pecados capitales.

Los pecados capitales.

La Caja Sináptica. Blogs El Correo Gallego.

En estos tiempos de posmodernidad, uno de los mandatos sociales que pueden ser razonables o faltos de criterio, es el de perfeccionismo. Esta ética alejada de la lógica nos invita a vender ser el mejor, y desde luego, nadie tiene pecados capitales, eso es solo para neuróticos y depravados. O sea, que ser humano no está bien visto y desde luego, nos guste o no, estos pecados son inherentes a nuestra condición.

Leer más