Lo que quiero, lo que puedo y lo que debo

Lo que quiero, lo que puedo y lo que debo

Nos parece mentira que las personas podamos enfermar por las dificultades para afrontar los problemas de la vida cotidiana. Para muchos es inexplicable que una mala situación laboral o personal desencadene una serie de síntomas físicos y psíquicos que no parecen poder atribuirse más que a una situación difícil de asumir y más difícil de cambiar.

 Si, además, nos encontramos con el consabido grupo de expertos formado por amigos y familiares cuya misión en la vida parece centrarse en quitar importancia a lo que sucede o atribuir a la persona que sufre la cualidad de egoísta o inmadura, tenemos la mejor combinación para convertir la vida de una persona en una trampa de mala salida.

Leer más

Los valores en la organización.

Los valores en la organización.

Foto: Carmen Ariza
 

Blogs El Correo Gallego. La Caja Sináptica

Cuando, en la formación empresarial, se menciona el tema de los valores, la primera reacción de los asistentes suele ser de sorpresa que se incrementa cuando les haces ver la enorme influencia que tienen en la conducta en general y en el comportamiento organizacional en particular. Aunque es innegable que en los últimos tiempos, sobre todo, las grandes corporaciones se han llenado la boca o, en su caso,  la tecla y la web,  de explicaciones sobre su misión, su visión y, como no, sus valores, parece que el término no ha llegado a calar, o al menos no se ha interiorizado lo suficiente, como para que cuando se menciona ante personas que pertenecen a la organización no suene a novedad o resulte sorprendente.

Estamos demasiado acostumbrados a racionalizar, a ver o a palpar y cuando se nos presentan conceptos difíciles de asir como la equidad, la excelencia o la integridad, parece que nos exigen un plus de reflexión que no es necesario cuando alguien nos dice que su objetivo es vender refrescos, electricidad o alimentos infantiles. Lo cierto es que cuando se hace esa reflexión es fácil encontrar ciertas contradicciones entre lo explicitado como valores de la empresa y lo que se percibe en el día a día y algunas discrepancias entre los valores propios y los que mantiene la organización, sobre todo, por la vía de los hechos.

Leer más

Carpe diem

Carpe diem

Foto: Enrique Sánchez Sostre

Blogs El Correo gallego. La Caja Sináptica

“Lo que pudo haber sido y no fue”, “lo que habría hecho”, “lo que pude hacer”… Nos torturamos con las soluciones que podíamos haber tomado, nos castigamos inútilmente, nos alejamos del momento actual, nos obsesionamos y caemos en la melancolía de no poder volver atrás.

La culpa despilfarra energía emocional, no solo es una preocupación por el pasado, es la inmovilización del momento presente, es malsana porque gastamos nuestras fuerzas por un acontecimiento histórico. Aprender de nuestros fallos es sano y necesario para nuestro crecimiento personal, pero el remordimiento por lo que sucedió ayer nos lleva a un presente inhabitable por la destructividad.

Leer más

Las emociones en la empresa II. Los conflictos

Las emociones en la empresa II. Los conflictos

La Caja Sináptica. Blogs El Correo Gallego

Fuente foto: plusempresarial.com

Como señalábamos en el post anterior hablando de las emociones, es conveniente que nos ocupemos un poco más de ellas si queremos que los resultados de nuestra relación con los demás se ajusten a nuestras expectativas. Por ejemplo, a la hora de resolver los conflictos que inevitablemente surgen en el día a día.

Los conflictos pueden surgir por muchas razones: por discrepancias en la manera de hacer las cosas, por la importancia que le damos a algunos asuntos por encima de otros, por la competencia entre departamentos o porque en los grupos humanos se generan luchas de poder. Debemos tener en cuenta que un conflicto no puede manejarse sólo en términos racionales olvidándonos de las emociones involucradas en él y que, en muchos casos, han tenido mucho que ver en la generación de dicho conflicto.

Leer más

El acoso moral

El acoso moral

La Caja Sináptica. Blogs El Correo Gallego

Fuente foto: empleoseu.blogspot.com

Mis reflexiones hoy, las dedico a todas aquellas personas incomprendidas por un entorno que no percibe la violencia indirecta, que la justifica, que la tolera, que no la reconoce. Y no me refiero solo al maltrato sino también al mal trato de que es objeto la víctima que poco a poco se va desgastando, hasta perecer en un verdadero asesinato psíquico.

Hay relaciones que nos hacen crecer, que sacan lo mejor de nosotros, mientras que otras nos quitan oxígeno, nos ahogan, nos contaminan, nos intoxican en un proceso gradual, en una especie de danza del mal que se desencadena de una manera encubierta, que pasa desapercibida para otros, mientras que la víctima, enredada en esa tela de araña, se siente cada vez más confundida.

Leer más

Las situaciones conflictivas

Las situaciones conflictivas

Las situaciones conflictivas han formado parte de nuestra vida desde siempre. La Historia es una sucesión de conflictos cuya resolución ha ido modificando el panorama geográfico y político desde que tenemos referencias y seguro que también de cuando no existían.

Podríamos decir que evitar el conflicto entre personas y entre grupos es casi una misión imposible, por lo que se impone saber manejarlo adecuadamente de manera que esa resolución, a la que nos referíamos en el párrafo anterior, sea lo más favorable posible para el mayor número de personas. Leer más