La sensación de saturación

La sensación de saturación

Es habitual que, sobre todo en algunas épocas de la vida, tengamos la sensación de saturación mental. Ese sentirse saturado, supone tener la percepción de no poder más, de que si algún elemento de los que forman parte de la vida cotidiana se mueve de su sitio vamos a caernos psicológica y mentalmente hablando.

La sensación de saturación suele producirse cuando las demandas del medio en el que nos movemos son tales que la capacidad que tenemos para hacerles frente se nos antoja insuficiente, por muchos esfuerzos que hagamos. Esa discordancia percibida entre las demandas y los propios recursos es la que nos estresa.

Al margen de que nuestra autopercepción nos haga considerarnos más o menos capaces de afrontar el día a día, suele suceder que empezamos a tener esa sensación cuando los problemas se acumulan y aunque vayamos resolviéndolos nos imaginamos como el jugador al que si le llega una pelota puede despejarla sin dificultad, si le llegan dos a la vez ya lo tiene más complicado, pero cuando le llegan cuatro o cinco empieza a tener dificultades para darle a todas.

Leer más

El diálogo interior

El diálogo interior

Definitivamente, la mayoría de nosotros, no somos conscientes de que hablamos, de manera permanente, con nosotros mismos. Hablamos y nos lanzamos mensajes, que nos repetimos de forma machacona, sin darnos cuenta de que esos mensajes producen un efecto en nosotros, tanto en nuestra forma de percibir el mundo como en la de actuar al respecto.

Con frecuencia, muchos de esos mensajes son muy limitadores. Nos decimos varias veces al día lo negados que somos para realizar determinadas acciones, lo poco o nada que sabemos de diferentes cosas o lo incapaces que creemos ser para esto y lo otro. El caso es que a fuerza de repetirlo terminamos creyéndolo y actuando en base a ese convencimiento.

Leer más

Curso on line Gestión y organización del tiempo

Curso on line Gestión y organización del tiempo

 

La Escuela Universitaria de Relaciones Laborales de Lugo organiza el Curso on line Gestión y Organización del tiempo.

Este curso va destinado a aquellas personas que se encuentran con  dificultades a la hora de organizar y distribuir las tareas a realizar o que sufren bloqueos e inactividad por que no son capaces de convertir las ideas en acciones productivas.

Los objetivos del curso:

  • reflexionar sobre el uso que hacemos del tiempo
  • gestionar los obstáculos internnos y externos que impiden conseguir los objetivos
  • aprender estrategias que permitan optimizar el tiempo disponible
  • realizar un plan de acción personalizado

Fechas: 6 de marzo – 30 de abril de 2017

Tutora: Carmen Ariza 

Horas: 30

Precio: 90 euros

Información e inscripción: info@relacioneslaboraleslugo.com / 982 624 801

 

 

 

Lo que quiero, lo que puedo y lo que debo

Lo que quiero, lo que puedo y lo que debo

Nos parece mentira que las personas podamos enfermar por las dificultades para afrontar los problemas de la vida cotidiana. Para muchos es inexplicable que una mala situación laboral o personal desencadene una serie de síntomas físicos y psíquicos que no parecen poder atribuirse más que a una situación difícil de asumir y más difícil de cambiar.

 Si, además, nos encontramos con el consabido grupo de expertos formado por amigos y familiares cuya misión en la vida parece centrarse en quitar importancia a lo que sucede o atribuir a la persona que sufre la cualidad de egoísta o inmadura, tenemos la mejor combinación para convertir la vida de una persona en una trampa de mala salida.

Leer más

Grupos de trabajo en habilidades sociales y desarrollo personal

Grupos de habilidades sociales y desarrollo personal. Psicólogos en Santiago. Confluir Psicología & Coaching

Está abierta la inscripción para los grupos de trabajo en habilidades sociales y desarrollo personal durante el primer trimestre de 2017.

El objetivo de estos grupos es reunir a personas que deseen trabajar de forma grupal en áreas de mejora relacionadas con la autoestima, las dificultades para manejar las emociones o los obstáculos a la hora de tomar de decisiones.

La modalidad en grupo permite beneficiarse de las aportaciones tanto de la facilitadora como de los demás miembros del grupo de cara a adquirir nuevas estrategias y a encontrar formas de abordar las diferentes situaciones que se presentan a diario.

Los grupos abiertos proporcionan flexibilidad para incorporarse a ellos o dejarlos en función de la propia agenda o del interés por el tema abordado.

Otra de las ventajas es poder trabajar dificultades personales a un precio más reducido que el de las consultas individuales.

Aunque los grupos sean flexibles en cuanto a la asistencia, es necesario confirmar con antelación si se asistirá o no a la siguiente sesión con el fin de facilitar la organización y de establecer el número mínimo o máximo de asistentes.

Pensar, sentir y actuar.

Pensar, sentir y actuar.

Pensar, sentir y actuar. Simplificando, podríamos decir que es en estos tres procesos en los que empleamos nuestra vida. No hace falta mucha explicación para que cualquier persona pueda estar de acuerdo en ello. El problema es que, a menudo, confundimos una cosa con otra y cuando tratamos de hacer algún ajuste sobre uno de esos procesos esa confusión nos lleva a hacerlo sobre otro.

Por ejemplo, cuando le preguntamos a una persona cuál es su opinión (pensar) sobre algo o alguien es fácil que responda que le gusta o le disgusta (sentir) o que cada vez que lo tiene delante abrevia o alarga el contacto con el objeto o con la persona en cuestión (actuar). Es cuando le adviertes que tu pregunta se refiere a lo que piensa, no a lo que siente o a lo que hace, cuando la persona hace el intento de expresar cuál es esa opinión que le pedimos, al margen (dentro de lo posible) de emociones o comportamientos.

Esta distinción es muy importante a la hora de llevar a cabo cualquier intervención con personas, ya sea en el ámbito laboral, en el terapéutico o en cualquier otro. También es importante en el conocimiento de nosotros mismos, porque cuando queremos hacer cambios en nuestras vidas es importante que sepamos dónde se requieren esos cambios.

Leer más

Razonamiento o excusa

Razonamiento o excusa

Cuántas veces nos encontramos al cabo del día dando explicaciones y elaborando razonamientos complejos sobre lo que teníamos que hacer y no hicimos, lo que debimos decir y no dijimos o lo que se esperaba de nosotros y no llegó a concretarse. Las justificaciones y razonamientos son habituales en nuestro discurso, tanto que ni siquiera nos damos cuenta de que lo hacemos hasta que escuchamos aquello de “no me pongas excusas”.

Una excusa es, por definición, un motivo o pretexto que se invoca para eludir una obligación o disculpar una omisión (RAE). Cuando no cumplimos los compromisos o aplazamos una acción, habitualmente, generamos cierto nivel de ansiedad, nuestro pensamiento nos lleva repetidamente al recuerdo de lo pendiente y nos vemos impelidos a eliminar la tensión y el malestar que esta situación nos genera ¿Qué hacemos, entonces? Buscar alguna justificación que nos permita recuperar el equilibrio psíquico perdido.

Leer más