Miedo social

Miedo social

Se siente vergüenza, inseguridad al hablar con gente desconocida, cuando se está rodeado de gente la mayor parte del tiempo, pavor a hablar en público.

La ansiedad social consiste en un miedo interno a exponerse a situaciones sociales, a actuar delante de otras personas, sobre todo desconocidas, a la evaluación o escrutinio de los demás, a mostrarse ansioso, a verse actuando de forma humillante o vergonzosa, lo que  lleva a evitar situaciones sociales o públicas  e interfiere en la vida, provocando un malestar significativo.

Las situaciones sociales pueden producir ansiedad interna e incluso ataques de pánico. Entre las situaciones temidas se encuentran hablar o intervenir en grupos formales e informales, incorporarse a conversaciones, terminar conversaciones o actividades ya comenzadas, conocer gente nueva, llamar por teléfono o asistir a fiestas.

Expresar desacuerdo, hacer una reclamación o dirigirse a personas de autoridad crean una gran ansiedad. La sensación de sentirse observado crea pavor. Leer más

La manipulación

La manipulación

Foto: Enrique Sánchez Sostre

Si alguien intenta usarte para lograr sus objetivos intentando manejarte como a un objeto sin tener en cuenta ni tus deseos ni tu dignidad, estás ante un manipulador. Buscará estrategias para tocar tus puntos débiles con el fin de que cedas, intentará que te sientas culpable por no atender sus necesidades, que por supuesto no expresará abiertamente, encontrará formas sutiles de hacerte ver que no haces lo suficiente, jugará sucio, buscará la manera de ser el centro de atención hasta el punto de que si le muestras disgusto te llamará egoísta.

Afectará el clima emocional, desde luego no se responsabilizará de su comportamiento y siempre se tratará de lo que todo el mundo le ha hecho. Si permaneces mucho tiempo a su lado te olvidarás de que tienes necesidades y pensarás que no tienes el mismo derecho a satisfacerlas que él. La igualdad no es compatible con la manipulación y detrás de ella está la intención de buscar el poder y de controlar, porque tu libertad le produce inseguridad.

Leer más

El trauma psicológico

El trauma psicológico

Foto: E. Sánchez Sostre. Escultura: Tino Canicoba

Blogs El Correo Gallego. La Caja Sináptica

A lo largo de nuestra vida todos hemos sufrido traumas de distinta magnitud, algunos los recordamos y otros no -los que vivimos en nuestra primera infancia- y que de alguna forma, sin saberlo, nos han marcado e influido en nuestro particular modo de percibir el mundo y en nuestra experiencia vital.

Por desgracia, con motivo de los ataques tan devastadores ocurridos el pasado viernes en París, en el post de hoy me centraré en el daño psicológico de las  víctimas de la violencia afectadas por un trauma, y de las cuales más de la mitad van a padecer estrés postraumático.

Cualquier trauma -y un suceso violento lo es- provoca una quiebra en el sentimiento de seguridad de una persona, y de rebote, en su entorno más cercano, produciendo reacciones y secuelas emocionales durante períodos largos de tiempo y a veces durante toda la vida, por lo que se necesita prestar especial atención al daño psicológico, además de las lesiones físicas. La prueba de esto es que los heridos graves suelen tener mejor pronóstico psicológico que  los leves porque cuentan con un mayor grado de apoyo social y familiar.

Leer más

Carpe diem

Carpe diem

Foto: Enrique Sánchez Sostre

Blogs El Correo gallego. La Caja Sináptica

“Lo que pudo haber sido y no fue”, “lo que habría hecho”, “lo que pude hacer”… Nos torturamos con las soluciones que podíamos haber tomado, nos castigamos inútilmente, nos alejamos del momento actual, nos obsesionamos y caemos en la melancolía de no poder volver atrás.

La culpa despilfarra energía emocional, no solo es una preocupación por el pasado, es la inmovilización del momento presente, es malsana porque gastamos nuestras fuerzas por un acontecimiento histórico. Aprender de nuestros fallos es sano y necesario para nuestro crecimiento personal, pero el remordimiento por lo que sucedió ayer nos lleva a un presente inhabitable por la destructividad.

Leer más

Los recuerdos.

Los recuerdos.

Foto: Enrique Sánchez Sostre

Fotografías que capturan un instante irrepetible, objetos que evocan vivencias del pasado, relatos de otros tiempos, diarios y memorias que pretenden atrapar nuestras experiencias cuyo olvido sería perder una parte de nosotros. A veces, no importa lo que hayamos sufrido, nos resistimos a dejar marchar nuestros recuerdos, los protegemos como a nuestra propia identidad, los guardamos ávidamente, como tesoros de nuestra mente.

Nuestra memoria modela nuestra identidad personal, y la forma en la que nos relacionamos con el mundo y con los demás, viene determinada por nuestra experiencia personal, por lo que aprendemos y recordamos de ella.

El recuerdo, es la capacidad del ser humano para contemplar el pasado. Los recuerdos que provocaron alguna emoción influyen en la personalidad, a diferencia de los que no han movilizado ninguna, perdurando nítidamente en nuestra memoria durante mucho más tiempo. Por eso son las emociones las que estructuran nuestra memoria, seleccionando recuerdos y dándoles forma.

Leer más

Estigmas de la mente

Estigmas de la mente

Blogs El Correo Gallego. La Caja Sináptica.

Foto: Enrique Sánchez Sostres

Conservo un libro de los años setenta en mi estantería en cuyo lomo se puede leer “Psicología Anormal”, título que hoy resultaría cuando menos sorprendente. Es cierto que algunas personas sufren trastornos mentales de diversa índole y gravedad, pero en realidad no existe un límite claramente definido entre lo que es normal y lo que es anormal.

De hecho, siempre han existido personas que se salen de la norma social con pensamientos y conductas poco corrientes, que pueden diferir en algún aspecto del resto.

El post de hoy se lo dedico a todas aquellas personas que sufren por la incomprensión del estado de su mente y de su alma, y no me refiero solo a las que sufren trastornos mentales graves, sino a cualquiera, quiero decir que a cualquiera -valga la redundancia- nos puede tocar a lo largo de nuestra vida, vivir un trauma, una depresión, un problema de ansiedad…

Leer más

El sexto sentido

El sexto sentido

Cuando hablamos del sexto sentido, nos referimos a la capacidad de intuir (intueri), cuyo significado es “mirar hacia dentro”. Intuir, en el lenguaje popular, es un presentimiento, podríamos decir que sin intervención del razonamiento o la deducción. Se trataría de percepciones más sutiles que las que perciben nuestros cinco sentidos.

Se sabe que cuando intuimos se produce una sensación, en la que no interviene el proceso de información intelectual, el cual, al ser tangible, lo damos por cierto. Sin embargo, nuestro cerebro es capaz de captar signos sutiles, una tarea que escaparía a la lógica.

Leer más