Formas de manipulación

Formas de manipulación

La manipulación, de una manera muy simple, consiste en influir en alguien para conseguir algo. En definitiva, hablamos de poder, de capacidad para hacer que una persona piense o haga lo que otro quiere. Por lo general, cuando hablamos de manipulación lo hacemos dándole unas connotaciones negativas puesto que, a menudo, esa influencia o ese poder se obtiene presionando, chantajeando o provocando en el otro un sentimiento de culpa. Lo que se consigue suele ser que la persona haga algo que no quiere hacer porque le desagrada y le genera malestar.

Otro tipo de manipulación, menos agresiva, es la que llevamos a cabo, por ejemplo, cuando queremos influir en la percepción que los otros tienen de nosotros. Nos vestimos, nos adornamos o nos comportamos de una manera determinada con el fin de dar una imagen, parecer más atractivos o impresionar a alguien. Aunque no deja de ser una forma de engañar suele considerarse como algo aceptable socialmente, dentro de unos límites, ya que es una manera de hacer que los demás vean de nosotros lo mejor que tenemos.

Leer más

Charla sobre acoso laboral o mobbing en Compostela

Charla sobre acoso laboral o mobbing en Compostela

Ayer, día 19 de abril, el Observatorio Ciudadano de Comunicación, formado por alumnos de Periodismo de la USC, organizó una charla sobre Acoso Laboral  en la Facultad de Derecho. Comparto el resultado de la sesión y desde aquí quiero felicitarlos por su entusiasmo, por los temas que han elegido para sus trabajos y agradecerles que contaran conmigo para formar parte de  la mesa junto a María Bastida y Pedro Blanco Lobeiras.

Aquí tenéis un enlace a su blog dónde están los detalles de la sesión.

O lastre do Acoso Laboral

O lastre do Acoso Laboral

El acoso laboral u hostigamiento psicológico en el trabajo, supone una situación de gran sufrimiento psíquico para las personas que lo padecen. las secuelas que provoca van desde cuadros de ansiedad y depresión hasta la incapacidad para volver a trabajar de nuevo.

Es necesario visibilizar las situaciones de acoso y proponer estrategias para su abordaje, tanto preventivas para que no se produzca como, una vez producidas, prestar atención adecuada a las víctimas y corregir las situaciones que hayan podido provocarlas.

El jueves próximo estaré en la Facultad de Derecho, Aula 10, a las 19.00 h, en buena compañía, para tratar el tema del Acoso Laboral desde diferentes perspectivas. Gracias a los alumnos y alumnas de Periodismo que forman parte del Observatorio Cidadán de Comunicación por invitarme a participar.

La Caja Sináptica se renueva

La Caja Sináptica se renueva

En el año 2014 iniciamos la andadura de un blog de psicología en El Correo Gallego. Durante estos cuatro años La Caja Sináptica ha ido cambiando. Al principio, hablamos de Psicología Forense, Clínica, del Trabajo y Deportiva. Algunas de las personas que estuvieron en sus inicios dejaron el proyecto por diferentes razones y eso hizo que la temática fuera orientándose en función de los ámbitos profesionales en los que nos movemos los que aún continuamos escribiendo en el blog. A día de hoy, las dos personas que seguimos en el proyecto, Víctor Boullosa (a quien paso el testigo de la administración del blog) y yo (Carmen Ariza) somos especialistas en Psicología del Trabajo y en Gestión de Personas. Esto hace que hayamos decidido darle una clara orientación hacia el desarrollo profesional.

La Caja Sináptica ya no será solo un blog, también tendrá un canal en Youtoube en el que colgaremos contenidos que, de una manera u otra, contribuyan a mejorar la vida de las personas en el trabajo. Esperamos que con vuestros comentarios y vuestra difusión consigamos el objetivo.

La Caja Sináptica se renueva.

 

Tomar decisiones

Tomar decisiones

Es frecuente que uno de los síntomas mas llamativos de los bloqueos vitales sea la dificultad para tomar decisiones. En realidad, tomamos decisiones continuamente: si nos levantamos o no, como nos vestimos, lo que comemos, los sitios en los que nos paramos de camino a algún lugar…

Lo que sucede es que no somos conscientes de que lo hacemos hasta que sentimos esa sensación de vacío, de no saber a dónde ir y de no saber lo que queremos. Entonces, sobreviene esa percepción de incapacidad para la toma de decisiones, esa sensación que describimos como de bloqueo o de parálisis. Aun así, seguimos decidiendo si comentárselo a alguien o no, si dejarnos llevar o intentar poner remedio a la situación.

Cuando tomamos decisiones nos vemos obligados a elegir, al menos, entre dos alternativas. A veces, más. Elegir supone renunciar a una de esas alternativas en favor de la otra, supone ser conscientes de que no podemos tenerlo todo y de que con la elección dejamos atrás, tal vez de manera irrevocable, uno de los cursos de acción.

Leer más

El calendario y los propósitos

El calendario y los propósitos

Si hay un tema clásico que corresponda  a las fechas de inicio de año son los propósitos que la mayoría de nosotros establecemos con la intención de llevarlos a cabo durante los próximos meses. Como cada año, los medios de comunicación se hacen eco de las intenciones de adelgazar, de aprender idiomas o de acudir al gimnasio.

Otro clásico es cuestionarse, año tras año, por qué esos propósitos que parecen tan firmes y tan decididos, en un gran porcentaje, se incumplen con el mismo entusiasmo con el que se formularon. Al margen de las distintas explicaciones que existen para dar respuesta a tal incumplimiento, tales como expectativas poco realistas, deficiente formulación de los objetivos o los determinantes de la voluntad, podemos tratar de verlo desde otra perspectiva.  ¿Por qué los principios de año nos inducen a este tipo de planteamientos?

Leer más

El dinero como elemento motivador

El dinero como elemento motivador

Pocas veces nos paramos a pensar que las cosas no siempre son lo que parecen. Por ejemplo, cuando hablamos de dinero, de cuánto cuestan las cosas o de cuánto  nos pagan por nuestro trabajo. Escuchamos como los medios de comunicación nos hablan de las elevadas cifras que se manejan para fichar a ciertos deportistas o para contratar a los actores de moda en Hollywood. A menudo, estas cifras suelen parecernos disparatadas y nos extraña que los que representan a estas estrellas tan bien pagadas tarden en llegar a acuerdos y aceptar lo que se les ofrece, o que se estaquen las negociaciones por relativamente pequeñas cantidades sobre el escandaloso monto total. ¿Para qué quieren más? oímos decir a veces.

Olvidamos que el valor del dinero no es sólo el que tienen las monedas o los billetes ni el que nos permite conseguir aquello que es posible pagar. El dinero también tiene otro valor, el que se deriva de nuestra percepción de ser reconocidos y por lo tanto bien pagados, el que tiene mucho que ver con la comparación social, que hace que me sienta mejor o peor pagado en relación a lo que pagan al otro por hacer un trabajo similar al mío, o el que me conecta con mi propio autoconcepto: si me pagan bien es porque valgo.

Leer más